La creación del distrito de Huaral se remonta al 31 de Octubre de 1,890, fecha en que se promulgó la ley de su creación. Ocurrió luego de haber permanecido ligado durante 128 años a la antigua Villa de Chancay, creada en 1562. La ley carece de número, pero está archivada en el Congreso de la República.

El Congreso Nacional, con fecha 25 de Octubre de 1,890, aprobó la ley de creación; y el Presidente de la República de entonces, Coronel Remigio Morales Bermúdez, héroe de la Guerra del Pacifico, la promulgó. El general Belisario Suárez, Ministro de Guerra y Marina, la refrendó. Él fue igualmente un héroe de esa infausta contienda.

Huaral, como la mayoría de las ciudades costeras del país no ha sido ajena al proceso migratorio de los pobladores del interior del Perú que a partir de los 60 empezaron a llegar a nuestra ciudad para posesionarse de su entorno formando los pueblos jóvenes, asentamientos humanos, centros poblados, etc., muchos de los cuales nacieron como producto de las invasiones, así podemos decir que la ciudad de Huaral se encuentra enclavada en pleno valle de Chancay, a 8 kilómetros de la margen derecha del río, rodeado de verdor y cerros teniendo como moradores a gente muy hospitalaria.

Es el Huaral de la otrora hacienda Huando, con sus inigualables naranjas, que ya son solo historia; del Unión Huaral de Pedro Ruiz; valle de diversas y agradables frutas, de la uva borgoña y el delicioso vino.

HISTORIA DE HUARAL ANTIGÜO

Huaral, fue fundado por los españoles en el cuarto trimestre de 1551, siendo Virrey del Perú don Antonio de Mendoza Marqués de Mondejar, como asiento de naturales bajo la advocación de San Juan Bautista de Huaral en reemplazo de la población prehispánica llamada “Guaral Viejo” conformando por los ayllus dispersos llamados: Guaral, Huando, Jecuán, Huaca – Puquio, Huayán, Cuyo y otros.

Por el número de ayllus que existían se infiere que su población fue muy numerosa; incentivada por la fertilidad de sus tierras abundancia de agua, leña, pasto y la bondad de su clima. Esta fundación se hizo en cumplimiento de la Real Ordenanza española de 21 de marzo de 1551, que disponía que los aborígenes fuesen reducidos a pueblos y ciudades.

Por ello, los ayllus desparramados que habían en la margen derecha del río Chancay, fueron reunidos en Huaral Nuevo. Sobre el particular, el considerando de la ley del Consejo de Indias rezaba así “… los indios fueran reducidos a pueblos y no viviesen divididos y separados por las sierras y montes, privándose de todo beneficio espiritual y corporal”.

Con la fuente de Huaralenlinea

Deja una Respuesta